30/4/12

DONA UN RIÑON A SU JEFA Y ESTA LE DESPIDE

Una mujer de 47 años de edad, no logra entender que hay personas que no son del todo agradecidas cuando se les ayuda. Según explica ella misma, ayudó a su supervisora en un grave problema de salud, pero el gesto solidario le costó el trabajo. Debbie Stevens, entró a trabajar en la oficina en enero de 2009 y fue entonces cuando conoció a Jackie Brucia, que ahora tiene 61 años. Un año y medio después dejó su trabajo y se mudó a Florida- En 2010, durante su visita a Long Island, pasó a saludar a sus antiguos compañeros. Entonces Brucia le contó de sus problemas de salud y le dijo que si no encontraba un donante ella se ofrecía. Dijo: “Es mi forma de ser”. Puesto que su órgano no era compatible con el de Bruca, los médicos se lo dieron a un paciente de St. Louis, Missouri. Y a cambio su jefa recibió un riñón proveniente de San Francisco. Tras algunos meses después de la operación, en agosto del año pasado, Debbie Stevens comenzó a sentirse mal. Sufría de molestias en las piernas y problemas digestivos que le impedían llevar una vida normal. A pesar del deteriorado estado de salud, la mujer decidió volver al trabajo. “¿Por qué no estás en el trabajo?, los demás van a pensar que tienes un tratamiento especial”, le recriminó Brucia en una llamada telefónica. En cuanto volvió al trabajo le recriminó supuestos errores frente a sus compañeros. Además la degradó de trabajo, situado más lejos de su casa y en un barrio con problemas de seguridad que el resto de sus compañeros trataban de evitar. Este cambio le provocó una situación psicológica de ansiedad. Consultó a sus abogados, que remitieron una carta a su compañía, después de la cual Stevens fue despedida

No hay comentarios: