21/5/12

QUE BUENOS PADRES

Menuda bromita, debió de pensar el pobre niño de 2 años, cuyos padres pecaron de bromistas... en exceso. No se les ocurrió otra cosa que meterle en una lavadora que de repente se puso en marcha. Según su padre, no sabía que nada más cerrar la puerta la máquina comenzaría a funcionar. Por suerte, el niño salió unos tres minutos después con heridas leves y un mareo de aupa. El suceso ha ocurrido en EEUU.

No hay comentarios: