13/1/15

OPERACION BIKINI 2015



Personalmente creo que los kilos que uno pese no tienen nada que ver con lo atractivo que sea... porque por mucho cuerpazo de revista que tengas, si eres un imbécil egocéntrico o a la hora de la verdad besas y follas peor que una patata, pues apaga y vámonos. Pero así como creo que superar los complejos del físico es de las mejores cosas que puedes hacer, también creo que el que quiere, puede. Y si resulta que con un poco menos de barriguita o un poco más de músculo te vas a sentir mejor contigo mismo o con tu salud o símplemente te sale del potorrer en este momento, pues no sé a qué esperas para seguir leyendo los consejos que te damos en esta entrada.


El caso es que hace tiempo ya hablamos aquí sobre lo básico que hay que saber sobre la operación bikini: tipos de alimentos, tipos de ejercícios, tipos de cuerpos y metas realistas... Así que en esta entrada podemos ir un poco más allá y hablar de ideas concretas para el día a día. Ahora, ¿que ya has intentado alguna vez adelgazar o ponerte en forma y no ha funcionado? Pues veamos antes que nada dónde puede estar el problema:

Haces dieta pero no ejercício

 La clave al final es combinar las dos cosas. Porque si te pasas el día sin mover un músculo, aunque sólo comas ensaladitas, éstas irán directas a las lorzas porque no las quemas. Hacer ejercício es bueno para la salud, libera endorfinas... y ayuda a adelgazar, asi que aunque sea poquito, algo hay que hacer.

Haces ejercício pero no dieta

 Claro, si en el caso contrario haces hora y media de ejercício al día y luego te zampas un bocata de fritanga con mil salsas y pastel de chocolate para celebrarlo, tampoco llegaremos muy lejos. Una aceituna al día no es la solución, desde luego, pero comer sano y variado es importante.

Haces ejercício y dieta pero sólo un par de semanas 

La constancia y el echarle ganas son las madres de las claves de la operación bikini. Aunque también es cierto que si no le pones más esfuerzo quizás sea porque en realidad no te ves tan mal... Y ahí yo volvería a lo del principio de superar los complejos sin más ni más. 

Haces ejercício y dieta pero no adelgazas.

 Aquí habría que ver si realmente le pones ganas... porque ir al gimnasio 2 días/semana a levantar 1kg 10 veces y correr 10 minutos o tu dieta consiste en no comer bollería industrial pero sí todo lo demás, pues es que te falta tomártelo en serio. Ahora, si en verdad lo haces todo bien y no cambia nada, deberías consultar a un especialista.

No haces ejercício ni dieta pero estás hecho un figurín

 En ese caso te mando todo mi odio, querido.




Está claro que con ganas, dieta y ejercício, todo es posible. Pero sí que es verdad que no todo tiene que ser gimnasio, correr en la cinta y comer verduritas y frutas y se acabó. Para llevarlo realmente bien lo suyo es intentar pensar un poco fuera del tiesto. Seguro que si te pones se te ocurren unas cuantas cosas menos convencionales e igual de efectivas para ponerte en forma. Para inspirarte un poco te digo algunas:

Cambia de sabores

Al final todos acabamos comiendo siempre las mismas frutas y verduras (que en realidad pescado y carne son más o menos los que son), así que una buena idea podría ser ampliar horizontes y elegir otras que nos resulten menos familiares... Cada caso será un mundo, claro, pero de pronto se me ocurre cocinar con setas, puerros, alcachofas, berenjenas, tomate (no frito), o hacer ensaladas con otras hojas que no sean lechuga monda y lironda, con champiñones o pimiento crudo o con alguna fruta... Vinagretas, especias... Todo lo que pueda suponerte cambios puede ser interesante.

Dale vidilla a tus platos

Si todos los días te plantas delante la misma ensalada o el mismo trozo de carne con verduras asadas, se hace muy aburrido. Pero si por ejemplo esa carne con verduras la hacemos a trocitos, le ponemos un poco de curry y la cocinamos con algo de manzana rayada (que puede sonar raro pero está bueno y sigue sin engordar), ya parece algo exótico. O lo mismo pasa si la ensalada la envolvemos en una tortita de maiz a modo de wrap. Y si te va la repostería también podrías hacer magdalenas o panecillos integrales controlando la cantidad de grasas y azúcares. Todo es echarle imaginación.

Anda y sube escaleras

Éste es un consejo muy típico para personas con poco tiempo para hacer ejercício... pero es que bien planteado puede ser bastante efectivo. Puedes bajarte del tren o el bus para ir a trabajar o estudiar un par de paradas antes y acabar el trayecto caminando. O bajarte del ascensor un par de pisos más abajo de donde vayas y subir por las escaleras (si son tropecientos pisos, quiero decir, que si no es el caso puedes subirlo todo a pie). No será un cambio muy rápido pero si eres constante sí que acabará dándote resultados.

Piensa en otros deportes

Si pensamos en quemar calorías lo habitual es que nos venga a la cabeza lo que puede hacerse en un gimnasio: bici estática, cinta, elíptica... o como mucho algo tipo aerobic, body-pump y similares. Si no has probado las clases en grupo con música puede ser una opción interesante. Lo mismo que si pensamos en natación, que es un ejercício muy completo y casi ni te enteras de que sudas... o salir a correr por algún parque cercano a tu casa con un amigo o tú solo mismamente (que te puedes poner los cascos y arreglado). Pero también podemos ir más allá y tirar hacia deportes de grupo (fútbol, baloncesto, volleyball...) o cosas como senderismo, escalada... Igual no puedes hacerlo a diario, pero cambiar lo que puedas hacer en el gimnasio por algo de eso un dia o dos a la semana ya es un aliciente.

Ejercícios en casa

Mucha gente piensa que si tiene que hacer ejercício en casa al final no hace nada. Pero echándole ganas todo se puede. Yo lo he hecho y no ha sido ningún drama. Símplemente hay que reservarse un momento del día y ser constantes. Puedes comprar pesas y buscar por internet cómo organizarte, por ejemplo... Aunque una opción bastante interesante que he descubierto hace poco es meterse en youtube y buscar ejercícios sin pesas ("workout without weights", por ejemplo). Suelen ser ejercícios en tiempo real (vídeos de unos 10-30 minutos), así que tan sencillo como darle a play y hacer lo mismo que el maromo (que tampoco hace falta entender lo que dicen). Más barato y cómodo imposible. Eso sí, si ves que va muy fuerte tómalo con paciencia. Hoy haces 5 repeticiones en lugar de 12, mañana 6... y al cabo de un tiempo te lo comes con patatas... que por cierto, algunos de los profes estos sí que están para comérselos con patatas y sin patatas.




Para terminar yo creo que no vendrían mal algunos consejillos generales un poco lógicos sobre todo esto de la operación bikini... Sobretodo para no pasarse y también para mantener la motivación todo el tiempo que la necesitemos:

No te peses constantemente. 

 Una vez a la semana o cada dos semanas es lo ideal para ver resultados interesantes. Lo que parece que está claro es que si te pesas tres veces al día lo único que vas a hacer es frustrarte. Obsesionarse nunca es bueno, y si está en juego la salud como es este caso, mucho menos.

No te marques objetivos muy elevados. 

 Habría que ver el metabolismo de cada uno, pero perder más de 4-5kg al mes podría ser una proeza para muchos. Si calculas a la baja posiblemente te llevarás sorpresas más agradables cuando te peses que si te pasas de optimista y luego no llegas.

No te saltes comidas. 

 Es mejor comer poco cada 2-3 horas que no comer nada en 8. Porque si el cuerpo está falto de nutrientes, cuando comas lo absorverá todo para hacer reservas por si le vuelves a dejar sin nada de alimento. No es nada sano e incluso podrías tardar más en quitarte kilos.

Sé progresivo con el ejercício. 

 Si no estás acostumbrado a hacer deporte y pretendes correr durante hora y media te puede dar un patatús. Mejor empezar por 15 minutos y cada día aumentar 5 que un soponcio que te quite todas las ganas. Y todo eso sin mencionar las terribles agujetas de color de rosa que te pueden dar, claro.

Hazte fotos de vez en cuando. 

 Una idea para mantener la motivación puede ser, cada par de semanas o cuando te peses, por ejemplo, hacerte una foto de cuerpo. Así cuando lleves un tiempo podrás comparar y ver los cambios. Entre una y la siguiente quizás no sea mucho, pero a la larga seguro que ves diferencias interesantes.

No te transformes en un robot. 

 Está claro que hay que mantener una rutina y una constancia, pero si de vez en cuando surge una cena (o cualquier cosa) y no puedes hacer ejercício o mantener la dieta ese día, tampoco se acaba el mundo. Evidentemente pasar de todo 3 veces por semana no, pero de tanto en tanto tener un día libre no es ninguna tragedia. La vida está para disfrutarla al fin y al cabo.


Al final la cuestión más importante es saber que todo esto de la operación biniki lo hacemos por nosotros mismos. Sí, vale, por vernos mejor en el espejo puede ser un motivo... pero como la motivación de hacerlo porque nos da la gana (y no por nadie) yo creo que no hay nada. Por otro lado, también es verdad que aunque cada uno tendrá sus gustos, yo personalmente prefiero estar con alguien con unos kilillos de más (y unos kilazos también) o un tirillas y sentirme cómodo. Porque estar con un dios griego de mirame y no me toques y acabar pareciendo el tipo de Avatar por quedarme azul de tanto meter tripa, para mí tiene cero gracia, sinceramente. Y digo esto porque en general cuanto más alto apuntas, más complejos te salen... y con cuidarse un poco y verse bien debería ser suficiente para estar a gusto con uno mismo. Al final eso precisamente resulta ser lo más importante.

Y tú, ¿sueles hacer operación bikini? ¿Qué trucos se te ocurren para mantener el ritmo el tiempo que hace falta? ¿Cómo te lo montas tú para ponerte en forma? ¿Tienes algún deporte mágico o alguna idea interesante para comer sano sin aburrirse?

No hay comentarios: