5/2/15

LO QUE NO SABIAS DE "V"

A alguien que naciera en los años noventa le sonará a chino que le hablen de la serie «V». A prehistoria de la televisión. Pero este título fue el primero en generar auténtica devoción por los niños y adolescentes españoles, que seguían cada sábado sus capítulos y que el resto de la semana jugaban a interpretar sus personajes.
«V» se estrenó en España un 2 de febrero de 1985 -hace 30 años- con una trama rompedora para la época: un nutrido grupo de alienígenas llegaba a la Tierra en sus naves nodriza para colaborar con la humanidad. Lo que al principio parecía una relación amistosa acaba convirtiéndose en una guerra sin cuartel por la supervivencia cuando se descubren las verdaderas intenciones de los visitantes: someter y exterminar a la raza humana.
El impacto de «V» en la cultura española fue brutal: las revistas se acompañaban de pegatinas de la serie con las que los adolescentes forraban sus carpetas, los kioskos vendían merchandising de la serie y gominolas con forma de ratón para comérselas al más puro estilo lagarto, los escolares jugaban a «V» en los recreos y diseñaban sus propias naves visitantes...
La serie contaba con una estética aterradora: alienígenas con rostro de lagarto oculto bajo su piel humana, que comían ratones e insectos de todo tipo para alimentarse (además de personas). Su simbología, uniformes y organización militar recordaba poderosamente a la Alemania de los nazis, mientras que la resistencia formada para combatirlos evocaba la lucha de los franceses durante la Segunda Guerra Mundial.
Las referencias a la alemania nazi van más allá de la estética: en un origen, Kenneth Johnson, su creador, propuso a la cadena de emisión en EE.UU. (la NBC) una serie sobre el ascenso de un movimiento de corte fascista en Estados Unidos. El proyecto de deshechó pero algunas de sus ideas fueron trasladadas a «V».
Los fans de la trama recordarán con nitidez a la villana protagonista, Diana(Jane Badler), una de las peores malas -lo decimos como halago- de la historia de la televisión. A ella le acompañaban en el reparto un elenco de nombres destacados de la interpretación: Robert Englund (el lagarto Willie, luego protagonista de «Pesadilla en Elm Street»), Michael Ironside (Ham) o Marc Singer (Mike Donovan, antes «El señor de las bestias»).
Aunque el de Diana fue su papel más popular, Badler siguió apareciendo en televisión, en series como «Falcon Crest», o en el cine, en taquillazos como «Misión: Imposible». Allí conoció a su pareja actual, un empresario.
Lo que es menos conocido es el paso de Badler por el cine español: interpretó dos papeles durante 1989 en sendas películas: «Oro fino», de José Antonio de la Loma, y «Lluvia de otoño». Desde entonces no ha vuelto a pisar las pantallas nacionales... hasta este año, cuando se estrene la cinta « De chica en chica », una producción de temática lésbica, ópera prima de la cortrometajista Sonia Sebastián, en la que ha participado.
Se calcula que cada disparo láser que salía de las armas de los alienígenas costaba unos 1.000 dólares a los productores, además de alargar terriblemente la postproducción (se añadían los efectos de forma manual). Por ello, los creadores de la serie decidieron que la resistencia usaría armas tradicionales, con la excusa de no ser detectadas por los extraterrestres, para así ahorrar costes.
La música original de la serie jugaba con la letra que para algunos significaba la V de Victoria y para otros la de Visitantes. En el apartado de la banda sonora, muchos de los compases se nutren de tres notas cortas y una larga, justo como el código morse de la letra V. El juego también continúa con las referencias a la V sinfonía de Beethoven, presente en los ecos de la música.
Aunque en España se emitió como una serie normal, en Estados Unidos «V» era en su primer lanzamiento un telefilme dividido en dos partes, que tuvo gran éxito en su estreno, con hasta 80 millones de telespectadores al otro lado del Atlántico.
La segunda temporada contaba con el mismo formato de telefilme, aunque la trama se dividió en tres capítulos. No fue hasta la tercera temporada cuando «V» adquirió la forma de serie clásica, con trece capítulos de aproximadamente una hora de duración.
Sin embargo, la audiencia que había acompañado las dos primeras tandas abandonó a los lagartos -también algunos protagonistas- y la NBC decidió cancelar el show, que emitió un capítulo final de temporada en el que la trama quedaba inconclusa, por lo que hubiera faltado otro adicional que atara los cabos.
En España, ese capítulo titulado «El regreso» se emitió en 1985 y 1991, con la reemisión de la serie, pero a los espectadores les supo a poco. Tanto que corrían rumores simpáticos como que en la última entrega, que solo unos privilegiados habían visto, se descubría que la invasión y la lucha de la resistencia era en realidad un sueño de Donovan.
La cancelación de la serie pilló por sorpresa a su creador, Kenneth Jonhson, quien pensaba en continuar la trama y dejó en el aire su argumento al finalizar la tercera temporada. Con el final televisivo también llegó la conclusión a la serie de cómics que se elaboraban sobre los visitantes, así que las posibilidades de dar un final coherente a la trama se desvaneció por completo.
Años después, Jonhson hizo pública la línea argumental que iba a seguir para que acabara la serie: el líder de los visitantes enviaría a su único hijo a la Tierra, donde trabaría amistad con la resistencia. Luego, volvería sano y salvo a la nave nodriza donde el líder, como agradecimiento, levantaría las hostilidades sobre la humanidad.
El impacto de esta ficción de Kenneth Johnson (creador también de series como «La mujer biónica», «Alien Nation» o «Cazadores de sombras») fue masivo y a nivel mundial. Para su lanzamiento en Estados Unidos se colocaron pósters reales en las calles para dar la bienvenida a los visitantes, carteles que luego se mancharon con el símbolo de V después de la primera emisión.
En España las revistas que hablaban de televisión -con Teleindiscreta a la cabeza- regalaban pegatinas de la serie y recogían amplios reportajes sobre sus protagonistas, además de llegar a publicar un cómic basado en «V» que sobrevivió varias semanas al final inconcluso de la serie (al parecer sin contar con el permiso de la productora) y que también fue cancelado de forma súbita.

No hay comentarios: