26/5/14

VA POR TI, MADONNA!

Se cumplen nada menos que treinta años desde el momento en el que caí rendido a tus pies y empezaste a estar a mi lado. Nunca te has separado de mí y, aunque no es justo hoy, puesto que no puedo recordar exactamente el día en el que ocurrió y vi tu concierto en la tele. Yo era solo un niño y nadie entendía cómo podía tener como ídolo a alguien como tú, ya que eras para mayores. Yo no pensaba que fueras para mayores. Tú eras para mí y el tiempo ha demostrado que así ha sido. Me has enseñado más que muchísimas personas que han intentado darme lecciones de moral y de vida. Me has enseñado a ser yo mismo, a no rendirme, a tener sueños y a luchar por ellos. Estoy convencido de que sin ti mi vida habría sido muy distinta, porque tú hiciste crecer dentro de mí cosas que de otra forma no habrían crecido.
Ahora se cumplen treinta años nada menos, y no hay día en el que sigas conmigo, haciéndome olvidar lo malo, inspirándome y ayudándome a querer seguir aprendiendo. Hay gente que no lo entiende, y a mí me da exactamente igual. Formas parte de mí, porque has estado conmigo la mayor parte de mi vida.
Una vez te he tenido muy cerca, momento que jamás olvidaré. Me miraste a los ojos y elevaste mi admiración a otro nivel. Solo espero que el reencuentro sea pronto y sobre todo, que sigas estando a mi lado, porque mi devoción siempre va a ser incondicional, porque eres la reina, la diosa, Madonna, la artista más grande que jamás ha dado el mundo del espectáculo. Yo era sólo un niño, pero se ve que sabía distinguir de entre lo bueno, a la mejor.
Sobre todo, quiero darte las gracias, Madonna, por todo lo que me sigues aportando, por seguir en la distancia ayudándome a no rendirme, a seguir luchando por ser diferente y a intentar, de alguna forma, cambiar un poco este mundo triste que tú has sabido entretener.
Treinta años dan para mucho, y espero que sigan dándolo.

Gracias, Madonna. Por todo.

No hay comentarios: