30/10/15

LA LEYENDA DE XUXA

Ni siquiera uno de los ídolos de los programas infantiles más querido de los noventa ha podido escapar de las acusaciones de satanismo. La brasileña Xuxa, más allá de levantar la libido de los padres de familia con sus sugerentes curvas, también ha sido objeto de repulsa en su país natal. Durante décadas ha tenido que batallar con la alargada sombra de su película pornográfica, aunque también con acusaciones tan locas como que, antes de hacerse famosa, comía pedazos de cadáveres. Si a eso le sumamos que su nombre artístico toma prestado el de dos demonios brasileños llamados O-Xu y Ori-Xa y que escuchando sus canciones al revés algunos afirman apreciar mensajes maléficos, lo que nos queda es una historia para no dormir digna de Chicho Ibáñez Serrador. De haber existido Sálvame en los tiempos en los que triunfaba en Telecinco, muy probablemente la hubiéramos visto sentada junto a Conchita en un Polideluxe antológico.

No hay comentarios: