6/7/17

¿HAS JUGADO CON ALGUNOS DE ESTOS JUGUETES?

Por no tener no tenían ni nombre, estos juguetes, en vez de en jugueterías o grandes almacenes, se vendían en los quioscos de golosinas y no incluían las pilas, más que nada porque no necesitaban.
Todos ellos tuvieron su momento de gloria en el que se pusieron de moda y, por su precio al alcance de todos, no hubo un niño que no jugara con ellos. Viéndolos hoy, con sus mecanismos tan sencillos, nos cuesta creer que nos pasáramos horas y horas divirtiéndonos con ellos. 

Dardos afilados

Dardos--plastico
Fijaros en su punta afilada, ¿alguien en su sano juicio dejaría hoy en día jugar a un niño con esto? Pues nosotros nos lo pasábamos pipa porque se clavaban perfectamente en cualquier sitio. El papel de la pared de casa completamente agujereada, los marcos de las puertas y o teníamos demasiada buena puntería o no consigo entender como no acabaron en el ojo de ningún niño. ¡Qué peligro!

Dardo explosión

Dardo-explosion
En esta otra versión de dardo la punta fue eliminada, en su lugar un espacio para colocar el pistón que explotaba al lanzarlo contra el suelo. ¡Qué pestazo a polvora!

Pistolas de agua

Pistolas-agua
Nada que ver con las pistolas de agua actuales, aquí la tecnología era más bien poca y no podíamos presumir de llegar muy lejos con su chorro, pero nos servían para beber agua. Eso sí, rápido, que enseguida empezaban a perder por todas partes.

Mono trapecista

mono
Apretabas sus dos botones laterales y las gomas se tensaban y destensaban haciendo que el mono diera vueltas. Sencillo, ¿verdad? pues te podías tirar perfectamente toda la tarde dándole vueltas y vueltas y manteniendo pulsados los botones hasta conseguir que el mono hiciera el pino sobre el trapecio. Divertidísimo.

Aviones propulsados por goma

Aviones
Que sería de todos aquellos primeros juguetes sin la goma elástica. ¡Pedazo invento! Esto no era más que la tecnología del tirachinas aprovechada para propulsar este avioncito de plástico. Cada uno tenía su técnica especial para colocar la goma entre los dedos y conseguir que el avión llegara más lejos.

La armónica del afilador

armonica
El afilador nos tenía a todos los niños hipnotizados con el sonido de su armónica, como si fuera el flaustista de Hamelín, por lo que no es de extrañar que todos le quisiéramos imitar tocando esta pequeña armónica de plástico. Imprescindible llevarla a todos lados en el bolsillo.

Navajas de Curro Jiménez

navajas
Con el éxito en televisión de la serie Curro Jiménez todos jugábamos a ser bandoleros y nuestra arma era esta inofensiva navaja. Porque era inofensiva, ¿verdad? Después llegaría el puñal cuyo filo salía disparado al apretar un botón y se escondía al tratar de apuñalar a alguien. El problema era cuando se atascaba y aquello no bajaba. Vaya, te juro que yo no quería…

Bola voladora

sopla
Reconozco que este era uno de mis favoritos y es que nos parecía totalmente mágico que esa bolita se mantuviera flotando en el aíre con tan solo soplar esta especie de pipa. A ver quién tiene el record de aguantarla más tiempo. Dios mío, qué pulmones.

Diablotín

diabolin
Los había de letras o de números y no era más que un puzzle de bolsillo en el que había que ir desplazando las piezas hasta ordenarlas. Las primeras filas muy fáciles, pero la última era imposible. Basándose en este mismo mecanismo después salieron puzzles con todos nuestro personajes favoritos de la tele.

Silbato helicóptero

Silbato-helicoptero
No soplaras en vano, esto si que era aprovechar al máximo tu soplido. Por un lado funcionaba como silbato y con el aire restante se propulsaban las hélices de este pequeño helicóptero de plástico. Tranquilo, que no lo vas a hacer volar, lo único que estás consiguiendo es ponerte muy rojo.

No hay comentarios: